"DIALOGOS", comunicación simple para compartir / Weblog de interacción social, idea comunicacional desde Argentina / Recorriendo el año 11 ó el mes 121 / Edición MMXVII / Página central: dialogosenweb.blogspot.com.ar / Editado en 25 de Mayo (Bs.As.) ó en CABA / Expresión libre sin fronteras ni fines comerciales / Ubicables en Blogger, Facebook, Twitter y YouTube / "DIALOGOS", comunicación simple para compartir

La dolce vita ...

... e finita

- Por Fernando Almirón

. Así es, lo bueno acaba pronto y tan rápido como me duermo en los trenes, así se me terminó la estadía en Italia.
. En serio. Si tengo que hacer un raconto del paisaje que ví en los cuatro viajes en tren que hice por la península creo que me alcanza con un renglón. Es instintivo, me subo, me siento y me duermo.
. Y eso que viajo en turista, con asientos cómodos, vagones limpios y bien calefaccionados e iluminados pero para nada semejantes a una cama, de hecho ni se recuestan.
. Igual me duermo fácil.
. Claro, teniendo como antecedente que en mis años mozos dormía en el Roca, de 25 de Mayo a Constitución, estos trenes vendrían a ser la suite presidencial del Waldorf Astoria.
. El tema que venía a contarles es que lo bueno se me pasó rápido y emprendo el regreso a Madrid para la segunda parte de mi viaje, que va a ser mas relajada, de encuentro con amigos y nuevos horizontes.
. Ya había contado lo bello que eran Venecia y Florencia, pero llegué a Roma (foto derecha) y me gustó mas todavía.
. La capital italiana es indescriptible, porque tiene toda lo antiguo, lo clásico y lo bello de las otras pero a su vez el vértigo de las grandes ciudades, una vida cultural intensa, mucha gente dando vueltas por las calles y lugares sorprendentes.
. Creo que entró en el Top Five de ciudades donde me gustaría vivir, además de Río de Janeiro, Barcelona, Madrid y Buenos Aires, por la que tengo un cariño especial.

Diferencias
. Les cuento que Venecia y Florencia son lindas para pasear, son como la casa de fin de semana o el departamento en la costa atlántica, una cosa es ir a pasar las vacaciones y otra es vivir ahí.
. Roma, y también Milán, tienen otro atractivo, otra oferta además de la turística, con bares, cines, espectáculos, esas cosas. Milán me pareció super organizada, con buen transporte y lindas edificaciones.
. Todo lo contrario es la Nápoles (foto izquierda) que estoy dejando. Nápoles es bien argentina, por eso triunfó "el Diego" (Maradona) acá.
. Las calles están llena de suciedad, la gente es mas bien bruta, áspera, los mozos casi que te tiran los platos por la cabeza, el tránsito caótico, todo es ruido, gritos, lío.
. Caminando por las calles parece que estuvieras por la Avenida Montes de Oca de Capital Federal, en Barracas o por Patricios, en La Boca o por Mitre en Avellaneda.
. Son esas calles que en una época fueron prósperas pero hoy están en decadencia, con paredes descascaradas y negocios de ropa de dudosa procedencia.

Maravilla
. Viajé en barco a Capri, eso sí es un paraíso en el medio del mar Tirreno, agua azul hermosa, casitas blancas que cuelgan de los acantilados, se te llena la vista de colores y olores.
. Que otras cosas me llevo de Italia, lo bien que viste la gente.
. Los hombres están siempre impecables, pelo corto cuando no rapado y buena ropa; las mujeres muy bien arregladas, sobre todo las de mediana edad porque las pibas son mas hiponas.
. Por algo desde acá se dicta la moda, no hay nada que hacer, saben de esto.
. Les conté que acá se come casi siempre de parado en el bar, medio a las apuradas, la gente entra, pide un café (que es medio pocillo nada más), lo toma de un trago y se va.
. Lo mismo pasa con los paninis (emparedados) que muchos se llevan para comer en el trabajo, en el tres o bus, o lo comen caminando.
. Además, ese mismo panini si te sentás a comerlo en un bar te cuesta otro precio, así que la gente lo come en la barra o se va con él.
. Yo, que tenía tiempo, estuve estudiando la forma de sentarme a comer en algún lugar, máxime que andaba caminando todo el día y la única opción posible era el Mc Donald's, empresa que abomino.
. Pero resulta que un día en Roma paso por Mc Donald's y veo que tenia salón arriba. Sentí que cometía la gran venganza contra el Mc Donald's, cual si fuera un Raúl Castells en el Primer Mundo.
. Les mando un gran abrazo y me alegra que por "Diálogos" muchos sepan de mis aventuras. Nuevamente gracias por la buena onda y los correos electrónicos recibidos, para reencontrarnos en breve.