"DIALOGOS", comunicación simple para compartir / Weblog de interacción social, idea comunicacional desde Argentina / Recorriendo el año 11 ó el mes 123 / Edición MMXVII / Página central: dialogosenweb.blogspot.com.ar / Editado en 25 de Mayo (Bs.As.) ó en CABA / Expresión libre sin fronteras ni fines comerciales / Ubicables en Blogger, Facebook, Twitter y YouTube / "DIALOGOS", comunicación simple para compartir

Pipa de la paz

- ¿Qué fue lo primero, el huevo o la gallina?.
. Hay respuestas diversas sobre este interrogante, tan añejo como parte de la historia misma.
. Argentina, un país con crisoles de razas, climas, culturas y modalidades, repite una serie de hechos que en una sociedad moderna poco se entienden.
. La agricultura y la ganadería son dos pilares de la estructura económica del país, que de acuerdo a las políticas de turno instrumentadas tuvieron mejor o menos suerte.
. Son reglas de juego, y como tales, hay que aceptarlas.
. El ejercicio pleno de la democracia se consolida con el voto mediante las urnas, pero se solidifica con el diálogo de partes para buscar las mejores alternativas.
. Los renovados problemas entre el gobierno y productores rurales, hace que una vez más la sociedad quede presa de un conflicto de intereses donde cada parte tiene la verdad a media, lo cual hace que no se llegue nunca a un final feliz.
. El Congreso es un ámbito natural para las discusiones, pero si falta argucia para no generar quórum es inútil hacer público lo que no se tiene por convicción.
. Se ensucia el escenario cuando se alienta la confrontación pura, el odio expreso ante quien piensa diferente, la incertidumbre como arma de seducción y la disgregación opositora para sumar votos, sin dejar de lado el clima enrarecido en la sociedad como para sacar tajada.
. Hay adulones en ambas veredas.

Complicaciones
. La recesión mundial golpea de lleno a las arcas fiscales y a los precios de las materias primas, lo que hace que se confronte en un plano muy diferente a lo que ocurría en marzo del 2008.
. Un presidente es elegido para gobernar y en base a ese respaldo popular tiene todo el derecho a ejercer su convicción para todo los habitantes del país, indistinto de las preferencias y colores políticos.
. Pero lo que el voto no le asegura es que mediante la arrogancia y el capricho se puedan instrumentar decisiones que perjudiquen transitoriamente a un sector, pero que deje profundas huellas a sectores extensos de la sociedad.
. Mientras que la gestión desde el Ejecutivo no dará su brazo a torcer ni los representantes del campo encuentren otras alternativas de presión, los argentinos seguiremos víctimas de piquetes, cortes de carreteras, aumentos en los precios de productos, desempleo sectorial, caída de la actividad económica en decenas de pueblos del interior, y así otra larga lista de problemas.
. Nuevamente la gente común tomada de rehén.
. ¿Tanto cuesta sincerar partes?. Que el gobierno ceda posiciones para bien del mañana argentino y que los ruralistas entiendan que no son los únicos perjudicados por la abrupta desaceleración económica doméstica.
. Mientras no se dejen de lado los egos, no habrá solución posible.
. El gobierno tiene otras alternativas fiscales para reducir los niveles de retenciones a las exportaciones de granos y demostrar voluntad ante los hombres del campo, al tiempo que el Ejecutivo tampoco es culpable de la brutal sequía que arrastró a los sectores rurales en los últimos meses.
. Se necesitan mutuamente las partes, para los negocios y para el agravio, para mostrar madurez dirigencial y para las peleas mediáticas. Entonces, ¿qué falla de ambos lados?.

Mutismo
. Sentirse superior al otro es mal consejero, ser irreverente es incorrecto. Es tiempo de parar los pases de facturas.
. Que se haga coparticipar las retenciones a la soja es hasta irrelevante, cuando lo que recibirán los municipios serán simples favores políticos en plena etapa electoral, mientras que dejar de comercializar productos del campo mediante huelgas, cuando no se pueden olvidar a la demanda, también es síntoma de debilidad.
. Es cierto, y el gobierno lo sabe, que los productores no reciben todo el pago que quisieran por sus productos (leche, vacas, granos, etc.), pero tampoco la tozudez resuelve diferencias, al contrario, las agranda y las profundiza.
. Las economías regionales rurales pasan uno de sus peores momentos desde la década de 1990, y la economía argentina ya no mostrará la vitalidad que arrastró entre el 2003 y el 2008.
. La política del rumor no es valedera para llevar calma: funcionarios dicen enojarse porque se habla de retoques en el plan económico, devaluación, cambios de nombres, pero saben que son ellos mismos los que alimentan tanto desaire con una casi completa falta de comunicación ante la prensa.
. Es tiempo de ajuste, de solidaridad, de altura y cintura política. Es tiempo de consenso y uno ruega desde la simpleza ciudadana para que el gobierno y sus circunstanciales "enemigos" tomen conciencia de ello.
. Crece la crisis de credibilidad, se agudiza el quiebre de confianza interna, en una Argentina secundada por los coletazos de la imparable crisis global.
. Satura la repetición de problemas, cansa la tensión callejera y se hace imposible pensar que no se propongan artilugios con antídotos sencillos para que se crezca holgadamente como sociedad.