"DIALOGOS", comunicación simple para compartir / Weblog de interacción social, idea comunicacional desde Argentina / Recorriendo el año 10 ó el mes 118 / Edición MMXVII / Página central: dialogosenweb.blogspot.com.ar / Editado en 25 de Mayo (Bs.As.) ó en CABA / Expresión libre sin fronteras ni fines comerciales / Ubicables en Blogger, Facebook, Twitter y YouTube / "DIALOGOS", comunicación simple para compartir

Remarcaciones

Economía / Opinión

Variaciones de precios de entre un 10 al 25 por ciento registraron diferentes mercaderías en comercio de 25 de Mayo en los últimos días, atribuible a la reciente devaluación del peso.

De acuerdo a conversaciones con propietarios y empleados de cadenas alimenticias y de electrodomésticos, “Diálogos” acotó el promedio de aumentos en medio de una fuerte volatilidad de la oferta y una confundida demanda.

“He preferido no vender antes de perder plata cuando deba reponer mercadería” reconoció un comerciante de calle 10, quien optó por quitar algunas ofertas de la vidriera por la incertidumbre reinante.

También dos propietarios de negocios reconocieron que adelantaron las vacaciones y así bajaron las persianas para dejar pasar los días.

En los supermercados, las remarcaciones se hicieron durante el fin de semana, incluso con desconcertantes diferencias de un mismo producto en diferentes bocas de expendio. Nuevamente la presión inflacionaria será evidente.

Se trata de una historia repetida para los argentinos, independientemente del signo político gobernante.

A la decisión de devaluar con fuerza al peso argentino, el gobierno acusa que existen maniobras especulativas de corporaciones externas para sacar provecho de la coyuntura.

Incluso, se trabaja en las últimas horas para controlar a ciertos formadores de precios por acuerdos preexistentes, aunque rara vez es el consumidor el que le aporta beneficio al bolsillo.

Lamentablemente una vez más, la clase trabajadora más desprotegida es la perjudicada con una quita sobre la moneda nacional, ya que la pérdida del valor adquisitivo está en decadencia.

Desde la macroeconomía, sorprendió la magnitud de la devaluación ya que la propia presidenta Cristina Fernández se había comprometido públicamente a no avalar un cambio de esa naturaleza.