"DIALOGOS", comunicación simple para compartir / Weblog de interacción social, idea comunicacional desde Argentina / Recorriendo el año 10 ó el mes 118 / Edición MMXVII / Página central: dialogosenweb.blogspot.com.ar / Editado en 25 de Mayo (Bs.As.) ó en CABA / Expresión libre sin fronteras ni fines comerciales / Ubicables en Blogger, Facebook, Twitter y YouTube / "DIALOGOS", comunicación simple para compartir

Saltó la banca

Política / Opinión

Por Emiliano Marín (*)

Hace una par de semanas, el Partido Obrero (PO) se alzó con un triunfo en Salta capital que dejó sorprendido a más de uno, entre ellos al actual gobernador de esa provincia, Juan Urtubey.

Foto referencial
Sin duda esta elección se enmarca dentro del avance electoral de la izquierda en las pasadas elecciones legislativas nacionales. Pero qué podemos esperar de esta nueva fuerza política y qué aporte harán a la realidad social del país, eso es un misterio.

Es bueno aclarar que el “Frente de Izquierda y de los Trabajadores” (FIT) es una alianza electoral, conformada por tres partidos, cuyas posiciones sobre los temas nacionales e internacionales son disímiles y en algunos casos opuestas, como por ejemplo respecto de la ley de medios o la guerra en Siria.

Volviendo al caso de Salta, cabe aclarar que si bien la elección logró colocar una senadora, tres diputados y varios concejales, el caudal de votos no llega a superar el 15 por ciento de los votos totales de la provincia, frente al 40 por ciento obtenido por el oficialismo.

Otra cuestión a tener en cuenta es que el PO habría recibido el apoyo del Partido Renovador de Salta, que por cuestiones meramente electoralistas apeló a este recurso para atacar a Urtubey, quien no le habría dado cargos en la lista oficialista.

Así y todo no podemos dejar de reconocer la buena elección realizada, que pone al PO en una condición inmejorable para pelear por la gobernación salteña en el 2015.

Como dice la canción: “caminante no hay camino, se hace camino al andar …”, una frase aplicable a esta nueva posición política que ocupa el FIT, y en especial el PO, pues los trabajadores argentinos ya hemos puesto nuestras luchas en manos de otras alternativas de izquierda a los largo de la historia.

Cabe preguntarse, si esta vez se podrá consolidar un movimiento político y social capaz de ponernos en camino hacia una revolución socialista o si como en otras oportunidades el sectarismo, el oportunismo y la autoproclamación harán que la clase obrera argentina vuelva a confiar en una u otra alternativa patronal.

(*) Vecino veinticinqueño, educador de Historia, militante de izquierda y lector de "Diálogos".