"DIALOGOS", comunicación simple para compartir / Weblog de interacción social, idea comunicacional desde Argentina / Recorriendo el año 10 ó el mes 120 / Edición MMXVII / Página central: dialogosenweb.blogspot.com.ar / Editado en 25 de Mayo (Bs.As.) ó en CABA / Expresión libre sin fronteras ni fines comerciales / Ubicables en Blogger, Facebook, Twitter y YouTube / "DIALOGOS", comunicación simple para compartir

Incomparables

Opinión / Espectáculos

Hay varios posicionamientos en cuanto a lo que representa el carnaval en 25 de Mayo y en Lincoln por su cercanía, pero lisa y llanamente es imposible comparar porque resultan puestas en escenas totalmente diferentes.

A nivel  indumentaria, el supuesto peor vestido de una comparsa veinticinqueña resulta ser la mejor presentación de una agrupación linqueña, pero a nivel evento, el de la vecina ciudad saca años luz en lo económico a favor de las instituciones del lugar.

Batucada veinticinqueña
El carnaval de 25 de Mayo tiene un costo en su entrada de 30 pesos para quienes la adquieren la misma noche del sábado, a lo que se debe sumar una platea de 10 pesos, un estacionamiento con ese mínimo precio y una gaseosa a igual valor, sólo como datos orientativos.

En cambio, en Lincoln el ingreso al corso es gratuito, aunque se deben abonar 25 pesos por estacionamiento de cada auto, igual importe por un lugar en las gradas, 12 pesos por una gaseosa y un espectáculo musical de nivel nacional o internacional de cierta jerarquía libre para los asistentes.


Aquí aparecen las grandes diferenciaciones, ya que mientras una buena noche en el corsódromo veinticinqueño se logran reunir unas 6.000 personas, la avenida principal de Lincoln llega a albergar unas 40.000 personas a lo largo de 9 cuadras.

Los números de consumo e ingreso económico saltan rápidamente, por eso insistimos en que no es malo copiar una idea si resulta leal y beneficiosa. El impacto de popularidad también es notorio.

Los resultados económicos a priori marcan la enorme capacidad para organizar cada evento, ya que es evidente que en 25 de Mayo falta infraestructura de difusión y compromiso masivo frente a un hecho que resulta el más importante anualmente para las arcas de muchos.

Motivo linqueño
En Lincoln resalta con claridad cómo el habitante local presta servicios para los foráneos, ya que vecinos de dichas otras ciudades llegan cada fin de semana y son recibidos con folletería de lo que brinda el lugar.

Allá se disfruta del llamado corso como en las décadas del 70 u 80 ocurría en el centro de 25 de Mayo, ahora nosotros –los veinticinqueños- ofrecemos un espectáculo artístico de alta calidad pero que no está explotado financieramente como muchos nos imaginamos debería ocurrir.

Además existe un posicionamiento político también diferente, ya que en  Lincoln es el gobierno local el que afronta la responsabilidad del costo organizativo con aval de la provincia por la llegada municipal al Sciolismo y al Kirchnerismo.

Quizás sea el momento de abrir el juego a otras personas y a más instituciones en 25 de Mayo para que el compromiso se renueve y no se pierda todo lo mucho que se ha logrado hasta ahora, dejando de lado esa insólita sensación de envidia maliciosa.

A nuestra querida 25 de Mayo se la conoce como "ciudad del carnaval", aunque no esté legislado al respecto, mientras que a Lincoln se la identifica como la "capital nacional del carnaval artesanal".