"DIALOGOS", comunicación simple para compartir / Weblog de interacción social, idea comunicacional desde Argentina / Recorriendo el año 10 ó el mes 120 / Edición MMXVII / Página central: dialogosenweb.blogspot.com.ar / Editado en 25 de Mayo (Bs.As.) ó en CABA / Expresión libre sin fronteras ni fines comerciales / Ubicables en Blogger, Facebook, Twitter y YouTube / "DIALOGOS", comunicación simple para compartir

Desconsolados

Sociedad / Justicia

Una de las hermanas del recordado Martín Recalt hizo saber que las casi 16.000 firmas juntadas en 25 de Mayo para reclamar por justicia, a raíz de la muerte del joven futbolista de Quilmes, serán archivadas por el Ministerio de Justicia sin que representen validez alguna en la causa.

“Me llaman del Ministerio de Justicia para decirme que vayamos a buscar las firmas que presentamos, porque sino las archivan y las perdemos (…) Y Martín sigue muerto, nadie se va a dignar a darnos una p… respuesta. Lamento escribir esto, pero la impotencia que siento es inevitable”, expresó Paula en su perfil de Facebook.

Inmediatamente se sumaron voces de aliento a toda su familia ya que la causa judicial no tiene avances esperados, cuando el conductor de la camioneta que atropelló aquel domingo de septiembre pasado estaba aparentemente alcoholizado.

La situación genera “muchísima bronca (porque la palabra) archivo por si sola lastima un montón, allí está el grito de mucha gente pidiendo justicia, qué pena país !!! … qué pena grande el que no puedan ponerse a la altura de las circunstancias. De cualquier manera archivarían papeles, no el reclamo porque ese está más ´desarchivado´ y vigente que nunca”, escribió un conocido profesional de 25 de Mayo.

Todo el escenario es indignante, perfora el alma metafóricamente. “Lo que no se debe es bajar los brazos, llegará el momento en que se haga justicia ... la divina, seguro que ya está dictada”, fue otro de los mensajes escritos.

Se insistirá en lo más básico que puede pretender un ser humano: Justicia … Justicia por Martín Recalt, el que deambula en el sentimiento de miles de venitncinqueños y de muchos otros conocidos en diferentes partes.